miércoles, 2 de septiembre de 2009

MEDICINA ALTERNATIVA O NATURAL

A medida que la Medicina Natural se abre campo y gana terreno en el tratamiento de una gran cantidad de dolencias para las que la medicina química o convencional no encuentra respuesta, los médicos químicos o convencionales sugieren a los pacientes con algo de despecho desden que traten de buscar algún naturista, botánico o “yerbero” para que le prepare algún brebaje. Otros sin embargo cuando se les agotan los recursos para salir a flote con algunos problemas hablan de “medicina complementaria” lo cual si bien es cierto que admiten sus limitaciones, no dejan de tratar despectivamente la medicina natural.

Ni la Medina Natural no es complementaria, ni mucho menos los que la practicamos somos “yerberos, botánicos o preparadores de brebajes”.Es verdad que no son médicos ni naturópatas todos los que practicamos la medicina natural, pero de ahí a encerrarnos en un círculo tan reducido es una enfoque muy reducido. La medicina natural es tan científica como la medicina química o convencional. La diferencia estriba en que mientras la medicina convencional trata el síntoma, suplantando la capacidad curativa del órgano afectado para curarse a si mismo; la medicina natural se acerca al órgano afectado, mediante técnicas especiales se comunica con el y se percata del porque de la dolencia, procediendo a aportarle los ingredientes o nutrientes que el o los órganos necesitan para auto curarse.

Para el Médico Naturista o Naturópata, el cuerpo no enferma por parte; sino que siente el problema en su totalidad, aunque en algunos órganos se manifieste el problema con mayor intensidad. Cuando un determinado órgano es agredido, o se le agotan los nutrientes o ingredientes para realizar su acostumbrada labor; el cuerpo hace transferencia de nutrientes de otros órganos y solo cuando hay una carencia marcada de nutrientes, comienzan a presentarse los síntomas apareciendo primero en el o los órganos que primero fueron afectados. De ahí, es que el proceso de curación ha de seguir un curso inverso a como aparecieron los síntomas; o sea que el ultimo órgano en que aparecieron los síntomas, será el primero en que desaparezcan siendo el ultimo en curar aquel donde primero aparecieron los síntomas.

Otra gran diferencia entre la medicina química y la natural estriba en que mientras la convencional o química enfoca el problema y trata de resolver tratando el síntoma o extirpando el órgano que lo ha presentado, la medicina natural busca la causa y trata de ayudar al cuerpo en su proceso de autocuración, preservando el órgano afectado. Siempre buscamos la causa, jamás el efecto. De ahí que la medicina natural sea también llamada medicina Holista o Alternativa; porque se enfoca en la totalidad del cuerpo, no del órgano afectado. La medicina natural no pretende quitar méritos a la medicina química o alopática, ya que esta juega un importante papel en la corrección de una pléyade de problemas que los mismos humanos se auto ocasionan, por apartarse cada vez mas de las “Leyes Naturales” en su alocada carrera de modificarlo todo. Alterándolo, refinándolo todo. La medicina Natural no solo es la medicina Bíblica; sino que es la primera medicina de la cual se tiene noticia. O es que las cirugías que se practican a un colon inflamado son más efectivas que las “lavativas o enemas” que se usaban y siguen usando? Y que decir del efecto terapéutico de los ayunos? Por solo mencionar algunas técnicas muy usadas desde antaño por los practicantes de la medicina natural.

La Medicina Natural, o Medicina Alternativa, nunca complementaria es la medicina Bíblica. En varios capítulos tanto del Viejo como del Nuevo testamento se hace referencia a ella. Unas de esas referencias dice: “Mi Pueblo, refiriéndose al Pueblo de Dios perecerá por falta de conocimientos” Para HIPÓCRATES, considerado El Padre de la Medicina, la función del Médico era “curar” sin infligir dolores ni molestias a sus pacientes. “NON NON SERE” Reza una frase en Latín, no hacer daño al paciente, se traduce en español. Para él, la forma mas fácil de lograr este objetivo era simplemente no usando o introduciendo ninguna sustancia en el cuerpo del paciente que, con pretensiones de resolverle algún problema; le causara un daño igual o superior al que se pretendía eliminar. Es ahí cuando resume su Filosofía del Médico Quehacer con la frase que ha llegado hasta nuestros días. “Que tus alimentos te sirvan de Medicina y que tus Medicinas sean tus mejores Alimentos.” Es obvio pues, que si los que practicamos la Medicina alternativa retomamos la “Bandera de HIPÓCRATES; no podemos estar de acuerdo con terapias agresivas, que llenan el cuerpo del paciente de efectos secundarios; y mucho menos con las mutilaciones. La medicina Natural es también llamada “Medicina Holística”, entendiéndose que el cuerpo es uno solo, y que si bien es cierto que un determinado órgano puede presentar síntomas mas acentuados que otros, no hay forma de tratarlo sin que los demás se beneficien o perjudiquen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada